ÍCARO
Época de persecución

Época de persecución

Desde el 2008, época del Gobierno de  Rafael Correa Delgado, la Compañía  se vio  afectada  por el ingreso de aerolíneas extranjeras y un cambio mediante decreto que modificó las condiciones para el subsidio al combustible.  

En el año 2009  la realidad de esta aerolínea ecuatoriana  cambió de manera abrupta tras una auditoría hecha por el Servicio de Rentas Internas, entidad que durante la época del correísmo,  estableció una presunta deuda de 16.millones, lo que ocasionó que en pocos años durante el periodo del Gobierno de Correa, el SRI y la Superintendencia de Compañías dejen sin funcionamiento a ÍCARO.

En la actualidad el monto de la supuesta deuda ha seguido generando intereses pese a que los bienes (aviones, avionetas, oficinas, vehículos, entre otros, que fueron embargados en el 2012 a ÍCARO S.A. por parte de varias instituciones del Estado, entre ellas IESS, SRI y Superintendencia de Compañías, tenían los suficientes activos que no fueron vendidos a tiempo o que en su defecto fueron vendidos en precios risibles como si se tratase de un vehículo segunda mano. Cabe señalar que el proceso de manejo de las coactivas también evidenció varias irregularidades.

Han pasado más de 10  años desde el embargo de estos bienes y  se desconoce hasta la actualidad el monto total y el destino de lo recaudado.